El descenso de la morosidad se ralentiza

La morosidad tiene graves efectos para las pymes, siendo la causa, en muchos casos, de la desaparición de estas empresas. Según la Comisión Europea, entre el 25% y el 30% de las pymes que desaparecen, lo hacen a causa de la morosidad. Con estos parámetros, se puede calcular que antes de la crisis desaparecían por este motivo una media de 25.000 pymes con asalariados al año. Esta cifra se incrementó un 52% con la crisis, hasta alcanzar las 38.000 pymes al año. Solo en 2014, unas 29.000 pymes pudieron cerrar como consecuencia de la morosidad.

morosidad3

 

En este contexto, desde hace aproximadamente un año se viene apreciando una tendencia a la reducción de la morosidad empresarial que, sin embargo, ha ralentizado su ritmo de descenso durante el segundo trimestre de este año, según se desprende de los datos del último número del Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial editado por CEPYME, en colaboración con la Dirección General de Industria y de la Pyme, que revela también que el 90% de las medianas empresas tiene facturas pendientes de cobro; una facturas que para el 12% de las empresas representan más del 20% de su facturación.morosidad3

El Indicador Sintético de Morosidad Empresarial (ISME) que mide este Boletín se situó en el segundo trimestre de este año en 91’7 puntos, tres puntos por debajo del registrado en el mismo período de 2014 y cinco décimas menos que en el primer trimestre de este año.