Puerto Rico, puerta de acceso al mercado norteamericano

Puerto Rico, Estado libre asociado a Estados Unidos, ofrece ventajosas oportunidades de negocio para las pymes españolas

Puerto Rico cuenta con la economía más competitiva y, en términos nominales, más grande de la región Centroamericana y del Caribe y una de las más importantes de Latinoamérica. Su condición de Estado libre asociado a Estados Unidos hace que su economía esté muy vinculada a la del gigante norteamericano y le convierte, en la práctica, en un Estado norteamericano más y, por tanto, en una inmejorable puerta de acceso al mercado estadounidense y a los países latinoamericanos.

La isla tiene una autonomía política limitada, si bien en materia de fiscalidad puede crear incentivos para atraer a los inversores extranjeros. Además, dispone de infraestructuras que favorecen los negocios y de un capital humano bien formado, con capacidad para comunicarse perfectamente en inglés y en español.

Pese a algunos factores en contra, como unos altos costes laborales, superiores a los de otros países de la región o los también elevados costes energéticos, debido a la carencia de fuentes de energía propias, Puerto Rico constituye una oportunidad nada desdeñable para las empresas españolas, en especial para las pymes, por su estatus económico, su potencial de crecimiento a corto y medio plazo y por los vínculos históricos y la lengua que comparte con nuestro país.

Encuentro empresarial con Puerto Rico

Así se puso de manifiesto en un reciente encuentro entre representantes empresariales españoles y representantes políticos e institucionales de Puerto Rico, celebrado en la sede de la CEOE. EL vicepresidente de CEOE y presidente de CEPYME, Antonio Garamendi, destacó en su intervención en dicho encuentro las reformas en materia tributaria introducidas recientemente por el país caribeño, con tipos impositivos muy competitivos e incentivos fiscales a la inversión. Asimismo, destacó las facilidades implementadas en materia de expedición y obtención de visados de residencia permanente para pequeñas inversiones, no superiores a los 500.000 dólares, en la isla. De esta forma, se fomenta el establecimiento del inversor extranjero y se simplifican las trabas administrativas que muchas veces encuentran las empresas, especialmente las pymes, en sus procesos de internacionalización.

Por su parte, el secretario general de la Cámara de Comercio de España en Puerto Rico, Juan  Luis Carril, destacó la autonomía fiscal de la que goza el país y se refirió a las oportunidades de negocio en sectores como las infraestructuras o las tecnologías de la información. Igualmente, recordó el ambicioso programa de incentivos que se ha puesto en marcha para los inversores extranjeros, así como la protección de los derechos de propiedad intelectual.

El director de Gabinete de Presidencia, Relaciones Internacionales e Institucionales de CEOE, Narciso Casado, cerró el encuentro recordando la posición privilegiada que Puerto Rico tiene por los tratados que Estados Unidos mantiene con países como Canadá, México, la región centroamericana, Chile y Perú, entre otros.