Las pymes, en el centro de la agenda Juncker

La crisis económica europea marcó los programas electorales de los diferentes grupos políticos en las elecciones al Parlamento Europeo del pasado mes de mayo. Es por ello que la agenda del nuevo Presidente de la Comisión Europea, elegido por primera vez directamente por el Parlamento, se encuentra muy orientada a superar la crisis e iniciar un camino de crecimiento sostenido en el tiempo con creación de empleo.

El pasado 15 de julio fue votado por amplia mayoría como Presidente de la Comisión el popular Jean-Claude Juncker. Es, por tanto, el momento de analizar sus propuestas concretas, con especial atención las que afectan a las pymes y las de perfil económico.

JunckerEn líneas generales, las propuestas son una continuidad de la agenda Barroso, si bien se profundiza en algunos elementos relacionados con los estímulos públicos al sector privado con el objeto de impulsar la recuperación. Los elementos principales son los siguientes:

1. La gran prioridad es mejorar la competitividad de Europa y estimular la inversión para crear empleo. Para ello, se le dará una nueva orientación al presupuesto comunitario y al Banco Europeo de Inversiones. Asimismo, la inversión deberá estar mejor focalizada y ser más flexible, para tratar de movilizar hasta 300.000 millones de euros durante los próximos tres años en infraestructuras, industria, educación, I+D, energías renovables y eficiencia energética.

2. Implementar políticas activas para la creación de empleo mediante una ejecución completa del programa de Garantía Juvenil, ampliando además sus objetivos, y también mejorando la movilidad laboral, sin que ello implique una precarización del mercado de trabajo.

3. Las regulaciones públicas deben ser más sencillas y es necesario también reducir la burocracia, en especial cuando afecta a las pymes.

4. Crear un mercado único digital que añada hasta 250.000 millones de euros al crecimiento en el trascurso de la legislatura, lo cual ayudará a crear puestos de trabajo y a desarrollar la sociedad del conocimiento.

5. Se necesita una Unión Energética Europea con un pool diversificado y con una menor dependencia de terceros. Es también necesario que Europa se convierta en la primera potencia en energías renovables.

6. Reindustrializar Europa contando con las pymes, para que la industria represente en 2020 el 20% del PIB, frente al 16% actual.

7. Completar las políticas de regulación bancaria ya iniciadas y crear una Unión de Mercados de Capitales, que si bien aún no está definida pretenderá ayudar a reducir el coste de financiación para las pymes y a reducir su dependencia de la financiación bancaria.

8. Negociar un Tratado de Libre Comercio con los Estados Unidos equilibrado para ambas partes, donde se eliminen todas las trabas al comercio y se reconozcan las estandarizaciones de productos de forma mutua. Sin embargo, se deben establecer límites para poder mantener los estándares europeos en materia de seguridad, salud, protección social y diversidad cultural.

9. Mejorar la transparencia en lo relacionado con los lobbies, creando para ellos un registro obligatorio -frente al voluntario actual- en las instituciones comunitarias.

Con la Comisión Juncker se inicia, por tanto, una nueva etapa en la que cabe esperar que se puedan poner en marcha las medidas necesarias para consolidar la recuperación y la creación de empleo en Europa, teniendo en cuenta de forma notable a las pymes y sabiendo que de su fortaleza y protagonismo depende que Europa pueda alcanzar el objetivo de tener una economía próspera y competitiva.