Sobre las recomendaciones de Bruselas

Por José Alberto González Ruiz, secretario general de CEPYME

La Comisión Europea, tras evaluar los programas de Reformas y de Estabilidad y Convergencia de los Estados miembro hace unas semanas, daba a conocer una serie de recomendaciones específicas de reformas dirigidas a cada país miembro de la UE.

En el caso de España, las recomendaciones específicas de la Comisión Europea destacan la necesidad de realizar una reforma fiscal antes de que finalizara el año para simplificar el sistema impositivo y fomentar el crecimiento y la creación de empleo. A priori, la reforma fiscal aprobada por el Gobierno el 20 de junio va en esta línea y podrá contribuir a mejorar la capacidad financiera de las pymes y de las familias; y, por lo tanto, a dinamizar la inversión y el consumo. Aunque bien es cierto que, desde el punto de vista de las pequeñas y medianas empresas, la reforma del Impuesto de Sociedades genera algunas dudas respecto de sus efectos directos.

ReformasDigital StillCamera específicas para España

Bruselas recomienda a España reforzar la estrategia presupuestari
a con reformas estructurales para incrementar la capacidad de ajuste y la reducción del gasto público. Pero esta es sólo una de las ocho recomendaciones que específicamente dicta para nuestro país.

Nos invitan a finalizar la reestructuración de las cajas de ahorro de titularidad pública, facilitar su retorno a manos privadas y completar medidas para favorecer el acceso a la financiación por parte de las pymes.

Nos advierten de que hay que reducir la segmentación del mercado laboral y velar porque la evolución de los salarios reales sea coherente con el objetivo de creación de empleo, así como vincular más la percepción de prestaciones por desempleo a la búsqueda activa de trabajo.

Nos dicen que hay que aplicar la Estrategia de Emprendimiento y Empleo Joven 2013-2016, poner en marcha el Plan Nacional de acción para la inclusión social 2013-2016, garantizar la unidad de mercado, la eliminación efectiva del déficit del sector eléctrico e implementar en todos los niveles de la administración las recomendaciones de la Comisión relativas a la reforma de las administraciones públicas.

Reformas generales para la Eurozona

La Comisión Europea también ha hecho públicas una serie de recomendaciones de carácter general para la Eurozona. Aconsejan favorecer la implementación de las reformas estructurales para reducir los desequilibrios internos y externos; debatir acerca de qué políticas estructurales se pueden llevar a cabo sin disminuir la cuña fiscal y reformar los mercados de servicios; coordinar políticas fiscales para asegurar una política presupuestaria favorable al crecimiento, la sostenibilidad y calidad de las finanzas públicas; asegurar la fortaleza del sector bancario y la implementación de la Unión Bancaria; fomentar la inversión privada recuperando el flujo del crédito y profundizar la Unión Económica y Monetaria (UEM).

Estas recomendaciones, que han sido debatidas en el seno de la Comisión Europea, serán formalmente adoptadas por el Ecofin el próximo 8 de julio.

A partir de ese momento, los Estados miembro de la UE deberán tenerlas en consideración, tanto para la elaboración de los presupuestos para el próximo año como cuando ejecuten y completen los respectivos planes nacionales de reformas. Si las ignoran, pueden recibir advertencias y, en caso de desequilibrios económicos y presupuestarios excesivos, también se puede recurrir a sanciones.

Desde el punto de vista empresarial, cabe decir que estas recomendaciones, que van en la línea de las adoptadas en 2013, reflejan las principales prioridades que se han formulado. Entre ellas, la necesidad de continuar con la reducción del déficit público para favorecer el crecimiento y llevar a cabo un mayor esfuerzo de contención del gasto a través de la reforma de las administraciones públicas. No obstante, desde esta perspectiva, se cree que los aumentos impositivos recomendados por Bruselas mermarían la capacidad inversora de las empresas, lo que repercutiría de forma negativa en el crecimiento y en la creación de empleo.