España, tercer mayor inversor en América Latina y el Caribe

La participación de Latinoamérica y el Caribe en la economía mundial en 2015 se situó en la cifra de 5,14 billones de dólares, lo que representó el 7% del PIB mundial (73,4 billones de euros). El comercio de toda la región representó en 2014 el 6% del comercio mundial y las exportaciones de esta zona representaron el 5,9% de las exportaciones mundiales y el 6,2% de las importaciones mundiales.

Según un informe de CEOE, el crecimiento económico de América Latina y el Caribe será negativo en 2016 debido, sobre todo, a la fuerte recesión de Brasil o Venezuela, aunque se prevé que en 2017 el crecimiento sea del 0,5%. Las perspectivas de crecimiento a lo largo de los próximos cinco años seguirán siendo débiles y se espera que en 2017 solo permanezca la crisis en Venezuela con un crecimeitno del -4%.

En lo que respecta al comercio exterior, el valor de las exportaciones de Latinoamérica y el Caribe se contrajo un -14% en 2015, siendo Bolivia, Colombia y Ecuador los países con mayor deterioro del comercio. La inversión extranjera directa disminuyó un 9,1% el año pasado en comparación con 2014, situándose en 179.000 millones de dólares, lo que representó el nivel de inversión recibida más bajo desde el año 2010. España fue en 2015 el tercer mayor inversor de la región (11,8%) después de Estados Unidos (25,9%) y los Países Bajos (15,9%), mientras que México y Brasil son los mayores países inversores en nuestro país.

La sede de CEOE acogió el pasado 22 de noviembre de 2016 una jornada acerca de las Nuevas oportunidades de inversión y comercio con Colombia que fue presentada por Antonio Garamendi, presidente de CEPYME y vicepresidente de CEOE , y que contó con la participación como ponente de Juan Gabriel Pérez, director ejecutivo de Invest in Bogotá.

“Tenemos tres objetivos estratégicos: la promoción y la atracción de la inversión extranjera directa, el posicionamiento internacional de Bogotá como ciudad de negocios y la mejora del clima de inversión”, sostuvo Juan Gabriel Pérez, que estuvo acompañado por Marcela Astudillo, directora de Procolombia, y Juan Carlos Jiménez, gerente de Promoción de Inversiones de Invest in Bogotá.
Exportaciones en Bogotá

“En estos diez años hemos apoyado más de 240 proyectos de inversión. Esta cifra es muy importante porque significa que uno de cada tres proyectos de inversión extranjera que llegan a Bogotá pasan por Invest in Bogotá”, comentó también Pérez. “Somos muy trabajadores y, sobre todo, prestamos un buen servicio a los empresarios y no bajamos la guardia, pues nuestra razón de ser son los inversores”, aseguró.

Juan Gabriel Pérez hizo hincapié en las facilidades que da el aeropuerto de Bogotá para las exportaciones, pues “Bogotá es una ciudad que por sí misma es un gran mercado”. Por otro lado, comentó que el desempleo está ahora mismo en un 10,4%, que la inflación es del 6,6% y que el 54% de las transacciones financieras de Colombia se dan en Bogotá. “La inversión en los últimos años ha llegado principalmente en comunicaciones, servicios financieros y productos de consumo”, afirmó.

El reto de la economía digital

El profesor Raúl Katz elaboró en 2015 el libro sobre El ecosistema y la economía digital en Latinoamérica. El estudio, que se llevó a cabo en el marco de la Quinta Conferencia Ministerial sobre la Sociedad de la Información en América Latina y el Caribe, organizada conjuntamente por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe de las Naciones Unidas (CEPAL) y el Gobierno de los Estados Unidos Mexicanos, destaca que el avance de la economía digital en la región es todavía muy incipiente.

El desarrollo de la economía digital es una inmensa oportunidad para América Latina, pues la digitalización puede impactar fuertemente en la innovación, la generación de empleo y el crecimiento de las economías. Si bien queda todavía camino por recorrer, la evolución del acceso a las telecomunicaciones en América Latina en la última década es una historia de éxito.

Latinoamérica se ha convertido ya en uno de los principales usuarios de plataformas digitales emergentes, aunque el grado de adopción de estas tecnologías en los procesos productivos es todavía bajo y aún no ha sido capaz de desarrollar una industria propia de contenidos y servicios digitales relevante. En cuanto al número de usuarios de Internet en América Latina, se ha duplicado pasando de un 20,7% a un 46,82%.

La penetración de Internet en América Latina (46,82%) es superior a la del promedio mundial o a la de regiones como Asia-Pacífico, o la del Medio Oriente y África. Al mismo tiempo, la tasa de crecimiento de los usuarios de Internet en América Latina es levemente superior al promedio mundial (10,52%) y el número de usuarios de redes sociales (74,42%) es superior al de las regiones industrializadas, aunque solo crece a una tasa del 15%.