La morosidad empresarial experimenta una ligera reducción

La morosidad empresarial experimentó una ligera reducción en el tercer trimestre de este año, tanto en lo que se refiere a la deuda comercial en mora como en el período medio de pago. Así lo plasma el Boletín de Morosidad y Financiación Empresarial de CEPYME nº 11, que ha sido presentado recientemente y que indica que el Índice Sintético de Morosidad Empresarial (ISME) se situó en el periodo considerado en 93,4 puntos, nueve décimas menos que en el trimestre anterior.
En lo que respecta al período medio de pago, se redujo hasta los 79,4 días en el último trimestre, así como también disminuyó hasta el 71,2% el porcentaje de deuda comercial en retraso de pago sobre el período legal. Estos datos se tradujeron en un nuevo mínimo histórico para ambos indicadores.
Esta caída de la deuda comercial en mora y el retraso sobre el plazo legal reduce el coste agregado de la morosidad, pero el crédito comercial continúa estancado: entre el tercer trimestre de 2013 y el tercer trimestre de 2016, el crédito comercial se ha reducido en cerca de 11.000 millones de euros, lo que representa cerca de un 4% de disminución del stock.
Si observamos el análisis sectorial de la morosidad empresarial, existen diferencias estructurales en el comportamiento de cobro de las distintas ramas de actividad. Y es que tanto la naturaleza de la actividad (el ciclo comercial), como la estructura de mercado condicionan el período de cobro.Morosidad sectores

Textil y construcción, los sectores con periodos de cobro más altos
Los sectores de la siderometalurgia y de la construcción y promoción han experimentado los mayores descensos del período medio de cobro, con reducciones de 1,4 y 1,3 días, respectivamente. El sector textil ha acumulado retrasos de más de 33 días por encima del máximo legal, por lo que se mantiene como el sector con peor desempeño en materia de cobros, mientras que papel y artes gráficas y el sector químico han mostrado el mejor comportamiento, con 70,3 y 73,2 días, respectivamente.
La evolución del período medio de pago por regiones revela la existencia de un grupo de Comunidades Autónomas que, con independencia del ciclo económico, presentan reiteradamente registros muy distintos a la media nacional. La estructura de mercado o la especialización sectorial pueden ayudar a explicar la dispersión del período de pago.
Castilla y León continúa siendo la Comunidad Autónoma que presenta menores períodos medios de pago a proveedores, con 70,7 días., situándose poco más de 10 días por encima del período legal de pago de 60 días. Por su parte, Extremadura, con 94,2 días, se consolida como la región española con mayores retrasos en el pago de sus facturas.Morosidad AAPP

En el tercer trimestre de 2016, las pymes han registrado caídas en período medio de pago para todos los tamaños. Destaca la evolución de este indicador para las pequeñas empresas, que retrocede en 0,7 días con respecto al trimestre anterior hasta situarse en los 78,7 días. La mediana empresa continúa siendo la que cuenta con un mayor periodo medio de pago, con 83,4 días.
Finalmente, el período medio de pago a proveedores de las Corporaciones Locales ha experimentado un considerable incremento en el tercer trimestre situándose en 107 días, 77 días por encima del período legal de pago de 30 días. Por su parte, las Comunidades Autónomas mantienen una tendencia positiva (reducción hasta 63,5 días) y la Administración central ha reducido su periodo medio de pago ligeramente hasta situarlo en 54,7 días.