La zona única de pagos en euros: SEPA

 

Tras la entrada en vigor del euro, en febrero de 2014, entra en vigor SEPA (Zona Única de Pago en Euros), que al igual que las monedas y billetes, unifica y garantizar que los pagos en euros de todas las transacciones bancarias se realizan con total seguridad.

SEPA afecta a las relaciones de cobros/pagos entre clientes y proveedores, aportando más tranquilidad, seguridad y fiabilidad en las actividades de los negocios, tanto a nivel nacional como a nivel europeo.

Su objetivo es establecer instrumentos de pago (transferencias, adeudos bancarios y pagos con tarjeta) con unos estándares comunes, eliminando las diferencias entre los pagos nacionales y los pagos transfronterizos entre los 27 países que conforman la Unión Europea.

Los instrumentos de pago incluidos en SEPA son: Transferencias; Adeudos directos y; Pagos con tarjeta.

A partir de febrero de 2014 la utilización de los instrumentos de pago SEPA serán obligatorios, sustituyendo a las transferencias y adeudos nacionales (recibos domiciliados, etc.)

SEPA aportará como principales beneficios la realización de pagos en euros entre cualquier cuenta bancaria ubicada en la zona de aplicación, se realicen de forma tan sencilla como se viene realizando actualmente un pago nacional.
Este hecho facilita el acceso a los nuevos mercados. Los clientes pueden con una única cuenta, una única tarjeta y unos instrumentos de pago con idénticas características, realizar pagos en cualquiera de los 32 países de la zona SEPA.